¡Sin bolsa por favor!

Cada día, millones de bolsas plásticas son arrojadas al ambiente.  Cada una de ellas tarda un promedio de 300 años en descomponerse.

 

Una tortuga deformada por el plastico

El plástico es un peligro para los animales, ya que su composición hace que sean difícil de destruir, por lo cual muchos animales se quedan atrapados de por vida entre el plástico. En el peor de los casos, el plástico es  ingerido por animales, causando así su muerte. 

La producción de plásticos, además, crea una dependencia hacia la economía del petróleo, que sostiene una industria de materiales desechables y poco amigables con el ambiente. Esta industria es obsoleta, ya que está basada en fuentes de energía no renovables y contribuyen al calentamiento global. 

La responsabilidad es nuestra.

Es hora de preguntarnos: ¿Qué podemos hacer para cambiar esta situación?

Uno de los pasos más contundentes que podemos tomar es eliminar las bolsas plásticas de uso único de nuestras vidas.

Es hora de decir ¡Sin BOLSA, por favor!

Esto es algo sobre lo que tenemos poder inmediato. De hecho, es algo que como país estamos apuntando a resolver este problema, con la meta de País Carbono Neutral 2021. Uno de los puntos más importantes de esta meta es la eliminación absoluta del uso de bolsas plásticas de uso único. 

Al eliminar este patrón de consumo de nuestras vidas, nos estamos garantizando una mejor calidad de vida para nuestra y las generaciones futuras. 

Tenemos alternativas y tecnología para hacerlo: por ejemplo, el uso de bolsas reutilizables para la compra de los alimentos reduce en un 90 porciento el consumo de plásticos de uso cotidiano. 

Aparte de ser una buena solución, el uso de estas bolsas permite además un mayor control sobre lo que compramos y consumimos, ya que el solo hecho de tener una cantidad limitada de espacio hace que seamos más conscientes en las compras y ahorremos así dinero.

 

Ser conscientes en el primer paso para lograr un cambio.

Esto fue lo que impulsó la creación de Okologie: crear un pequeño cambio en el mundo. Si todos tomáramos pequeñas acciones, lograríamos grandes cambios. 

¿Qué estás esperando? Es hora de decir ¡Sin BOLSA, por favor!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *