¿Cómo descongelar alimentos de forma segura en su hogar?

¿Sos de  los que dejan el pollo o carnes  congeladas en el fregadero de la cocina hasta que este listo para cocinarse?

Esta es la forma más común de hacerlo, pero no es la más segura y adecuada. Esta práctica tan usual puede conllevar riesgos importantes en la salud

¿Por qué no es recomendable descongelar a temperatura ambiente?

La razón de que sea tan importante evitar la temperatura ambiente a la hora de descongelar cualquier alimento, se debe a que a las bacterias las gusta el calorcito y si las dejamos cerca de esas temperaturas se reproducirán con más facilidad. 

Los organismos crecen a temperaturas entre 4 y 65ºC, lo que en el mundo de la seguridad alimentaria se traduce como la “zona de peligro”. A raíz de esto se pueden producir enfermedades transmitidas por alimentos ETA.

Entonces, ¿Cuál es la forma correcta de hacerlo?

Hoy les recomendamos estos 4 métodos que se utilizan según el que mejor se adapte a tus necesidades:

  1. En la refrigeradora. Para hacerlo de esta manera se deben tomar en cuenta los siguientes cuidados:  
  • El proceso es más lento. Debemos dejarlo desde el día anterior como mínimo, por ejemplo, descongelar 3 kg puede tomar hasta 24 horas.
  • Siempre ponerlo en las rejillas inferiores, y de preferencia en un recipiente para evitar que goteo sobre otros alimentos y tengamos otro problema: la  contaminación cruzada. Leer más: LINK A BLOG DE CONTAMINACION CRUZADA
  • Otra de las ventajas de este método es que una vez descongelado el alimento no tiene que cocinarse de inmediato, si cambiás de planes, no hay problema. El pollo, el pescado y la carne molida que ha han sido descongelados, puede mantenerse en la refrigeradora hasta dos días antes de cocinarse. 

Siempre debés almacenar los alimentos cocinados o listos para comer en las rejillas superiores y las carnes crudas en las áreas centrales e inferiores.

2. En el microondas.

 Lo más importante para descongelar en microondas es descongelar en ciclos cortos, es decir, en vez de poner el alimento en el microondas 10 minutos seguidos es muchísimo mejor ir parándolo para cambiarlo de posición y que se descongele por igual en todos los puntos.

También se recomienda intentar separar los filetes antes de ponerlos a descongelar en el microondas para que el calentamiento sea lo más uniforme posible o bien, ir separándolos/retirándolos conforme se van descongelando.

En el microondas se juega con la temperatura y con el tiempo y es muy higiénico porque como la descongelación es rápida y el alimento se cocina después, no da pie a que se multipliquen las bacterias o los microorganismos.  Pero no todo son ventajas con el microondas; el problema es que a veces con el descongelado los alimentos quedan mal porque este electrodoméstico no calienta de forma uniforme y lo ponemos a una potencia muy alta y un tiempo largo, esto ocasiona que se cocine en algunas partes y se deshidrate.

3. En el fregadero.

Este método es el menos recomendado, se gasta mucho agua y existe mayor riesgo de alcanzar las temperaturas de la zona de peligro.

El agua siempre debe ser fría, porque con el agua caliente también nos arriesgamos a que partes del alimento suban su temperatura; además, el agua no puede estar estancada, debe estar corriendo aunque sea un chorro pequeño pero continuo y siempre evitando el contacto directo con el alimento. 

4. Descongelado como parte del proceso de cocción.

El último que mencionamos es “el descongelado directo”, esto sería por ejemplo, al cocinar una pechuga de pollo para hacer un caldo, o una carne que vamos a cocinar en olla de cocimiento lento.  La creencia es que no queda igual pero ya eso es cuestión de gustos.  Funciona muy bien para vegetales congelados.

No debemos olvidar leer siempre las instrucciones que recomienda el fabricante en el empaque, ya que existen alimentos que se pueden cocinar de forma directa incluso si están congelados, como las patatas de freidora, las tortas de carne, entre muchos otros.

MUY IMPORTANTE: NUNCA debemos volver a congelar un alimento que hemos descongelado.

Esperamos que esta guía sea e utilidad y principalmente, evite riesgos alimentarios en tu hogar.

Si te gustó, compartí el contenido y dejanos tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *